Un vino es dulce o semidulce en función de la cantidad de azúcar de las uvas y de los procesos tecnológicos que se han llevado a cabo.

Las uvas procedentes de climas cálidos, como el mediterráneo, son ricas en azúcar de forma natural. Es gracias a ellas que surge el vino dulce, ya que estos vinos se quedan dulces después de la fermentación de forma natural.

El vino semidulce, en cambio, al no contener azúcar de forma natural hay que añadirlo después del proceso de fermentación. Las uvas con las que se elabora este tipo de vino proceden del norte y el centro de Europa, donde el clima es mucho más frío. En definitiva, debido a las bajas temperaturas de su área de procedencia, el contenido natural en azúcares de la uva no es muy elevado.

¿Quieres saber más sobre los tipos de vino?

http://www.tierradevino.com/articulos/art07.htm