Según el tratado “De medicinis et cibis semplicibus” del siglo XI, escrito por un médico árabe, el origen del turrón se ubica en la península arábiga. Fueron los árabes quienes introdujeron el turrón en España, entre otros países. Cabe destacar que el turrón que conocemos hoy en día nace en Alicante en el siglo XV y datos históricos aseguran que en la Villa de Sexona (Jijona) en el siglo XVI ya existía este delicioso dulce.

Es más, en Jijona se narra una leyenda sobre el origen del turrón:

“Por aquellos tiempos, el Rey contrajo matrimonio con una princesa escandinava, por lo cual ésta tuvo que venir a estas tierras dejando atrás su frío país de origen. La princesa se sintió muy triste al no poder disfrutar de los bellos paisajes de su país llenos de nieves perpetuas. El rey, desesperado por ver a la nueva reina decaída, para evitar su tristeza, tuvo la idea de plantar por todos sus territorios, alrededor del castillo, miles de almendros. De este modo, cuando los almendros florecieron, sembraron el paisaje de tonalidades blancas, de tal modo que todo parecía nevado, y la princesa volvió a recuperar su felicidad. Los habitantes de Jijona, a partir de ese momento, aprendieron a recoger los frutos de los almendros y a tratarlos, elaborando así las primeras muestras de turrón y derivados.”