Los jamones y paletas no precisan de condiciones demasiado especiales para su conservación. Únicamente deberán estar en un lugar fresco y seco, a una temperatura entre 15 y 25ºC y, si es posible, colgados o en un jamonero.

Es preferible consumirlo al momento de ser cortado pero, en caso contrario, es recomendable envolverlo en papel de film transparente. De esta manera, no estará en contacto con el aire y mantendrá su aroma y sabor más tiempo. Si se tratase de jamón envasado al vacío, se realizaría el mismo proceso.

Es importante proteger la zona de corte de la pata con los trozos de tocino y corteza que han sido retirados al principio. Además, es recomendable cubrir el jamón con un trapo de cocina limpio para mejorar la protección del mismo.

¿Sabías que el jamón se clasifica en función de la raza y la alimentación del animal?

http://www.jamonlovers.es/jamon/clasificacion-jamon/