Envejecer el vino dentro del mar es una idea relativamente novedosa, ¿cómo pudo surgir?

La idea nació al descubrir que el vino de las botellas halladas en buques hundidos envejecía de forma diferente a como lo hace el que se encuentra en tierra, pero de forma adecuada. El oleaje marino, la humedad, la salinidad, las temperaturas constantes y la ausencia de luz y ruido conforman una condiciones excelentes para la conservación y envejecimiento del caldo.

Esta técnica ha recabado tanto éxito debido a su distinguido sabor y olor, que bodegas de todo el mundo ofrecen vinos submarinos.