El frescor y aroma del cava, a una temperatura adecuada, le convierten en un vino ideal a la hora de acompañar aperitivos y platos diversos.

El cava armoniza con los cuatro sabores básicos: amargo, dulce, salado y ácido, por lo que es perfecto para acompañar salmón ahumado, canapés, hojaldres de diversos sabores… Además de aceitunas, calamares, jamón o langostinos. Es, además, perfecto para tomar con carne, ya que las burbujas actúan como un limpia grasas.

Armoniza perfectamente, por supuesto, con dulces y foie.

Descubre el Cava con el Consejo Regulador del Cava

http://www.crcava.es/descubrir.htm